• Colores
  • Ideas para promover el comercio de la papelería

    Hoy más que nunca todos somos conscientes de lo complejo que es crear y mantener un negocio. Ya no se trata simplemente de “montar algo”, con una inversión inicial y trabajo duro (que siguen siendo imprescindibles), sino que también hacen falta conocimientos especializados, visión de futuro, habilidades sociales y de marketing, nociones de gestión empresarial, presencia en Internet y un largo etc.

    Los optimistas ven en cada reto una oportunidad. Así, en tiempos de crisis, los mejores expertos en marketing de todo el mundo recomiendan que nos esforcemos por innovar, por mantener y renovar nuestra red de clientes y proveedores, por sacar el máximo provecho a nuestros recursos y por seguir trabajando día a día para ofrecer lo mejor de nosotros mismos.

    ¿Cómo aplicar estos principios a la práctica empresarial? Evidentemente, cada sector es un mundo, con un perfil de posibilidades único que es necesario conocer a fondo. En el caso de los comercios de papelería, hemos reunido una serie de ideas y consejos que pueden servir como guía básica para promover esta línea de negocio:

    1. Productos: La diversidad y calidad de los productos es un principio fundamental en cualquier tipo de establecimiento, pero todavía más en una papelería. Es necesario disponer de un buen catálogo y actualizarlo constantemente con las últimas novedades: la mochila escolar con los colores de moda, consumibles de informática, nuevos modelos de bolígrafos y rollers… en un flujo constante. Tener los cuatro productos “de siempre” no funciona, ya que si el cliente no encuentra lo que quiere, se irá a otra tienda, al centro comercial o… lo comprará por Internet.

    2. El espacio físico: Una papelería no deja de ser un establecimiento comercial, una tienda donde es muy importante saber presentar los productos. En este caso, lo más valorado es el orden, una disposición clara y sistemática que sea atractiva y facilite la compra. Una probada táctica comercial consiste en presentar las novedades en primera línea, así será lo primero en que se fija el cliente. También se recomienda que los productos básicos y más conocidos estén dispuestos como en un autoservicio, para evitar pérdidas de tiempo y colas innecesarias.

    3. Estrategia comercial: Hoy en día, limitarse a esperar que entre un cliente y venderle un producto desde detrás del mostrador no es suficiente. De hecho, es solamente una pequeña parte de la tarea del vendedor. Los cambios sociales y la irrupción de las nuevas tecnologías están cambiando de forma acelerada los hábitos de consumo, así que resulta imprescindible aplicar no una, sino múltiples estrategias de marketing para atraer y fidelizar al cliente. Es necesario ser proactivo, y esto implica salir a la calle, conocer a clientes, proveedores y también a la competencia, ofrecer promociones y descuentos, presentar nuevos productos y aprovechar las nuevas tecnologías según nuestras necesidades específicas y el segmento de mercado que nos interese cubrir (redes sociales, apps personalizadas, comercio online, etc.).

    4. Servicio: Por más que hablemos de las nuevas posibilidades tecnológicas, está muy claro que el servicio y la atención influyen muchísimo en el grado de satisfacción del cliente de cualquier comercio, tanto da si se trata de una tiendecita de barrio, un centro comercial o una tienda online. El cliente nos pide que le resolvamos sus necesidades de forma eficiente, rápida y amable. Huye de la antipatía y la desidia y busca soluciones a su medida. ¿Exigente? Sí, pero es nuestra tarea ofrecerle lo mejor. Las buenas prácticas comerciales tradicionales continúan funcionando, pero deben complementarse con nuevas estrategias, como la posibilidad de asumir pedidos al mayor (para empresas o escuelas, por ejemplo), servicio de entrega a domicilio, tarjeta de fidelización, etc.

    En definitiva, ¿cuál es el secreto del éxito en la actividad comercial? Por una parte, mantener los valores tradicionales más positivos, como el trato personalizado  y la amabilidad; y por otra, innovar constantemente en todas las áreas de negocio (productos, procesos, servicio, marketing, etc.). Una tarea ciertamente difícil, pero apasionante y llena de oportunidades.

    Archivo: del Sector

    About the Author:

    RSSComments (0)

    Trackback URL

    Comentarios cerrados.