• Colores
  • Fellowes, una historia centenaria

    Foto: James Fellowes, presidente no ejecutivo del Consejo de Administración y John Fellowes, director general.

    Preservar durante tantos años el legado que inició Walter Nickel en 1917 pasaba por mantener vivos los niveles de pasión, esfuerzo y rigor de sus inicios y por saber adaptarse al gusto de las nuevas generaciones sin desprenderse del pasado. Después de una trayectoria apabullante, la exitosa empresa de materiales de oficina celebra su primer centenario.

    La firma estadounidense, distribuida en España por Fellowes Ibérica, S.L., es un buen ejemplo de éxito en el que la pulsión por emprender y la familia han funcionado a la perfección.

    Fellowes, ayer

    Chicago, 1917. Aquí comienza su historia… Walter Nickel trabaja como comercial en una empresa que vende cajas para archivar documentación bancaria. El joven alerta de ciertas deficiencias de esos archivadores a su jefe, pero este no le presta la menor atención.

    Ante tal circunstancia, puedes desanimarte y quejarte de incomprensión por parte de tus superiores. Nickel prefirió hacer algo más práctico: escribió las primeras frases de una gran historia empresarial. Para ello montó una compañía y fabricó los archivadores sin las deficiencias que él había denunciado. Una de las novedades era el cambio de la madera por el cartón ondulado. Los bancos premiaron su ingenio y eficacia y compraron sus archivadores.

    Y aquí aparece Harry Fellowes, un sastre que trabajaba en el mismo edificio que Nickel. Los dos hombres entablaron amistad y cuando este último tuvo que cerrar el negocio para participar en la Primera Guerra Mundial, Fellowes le propuso comprarle la empresa. Nickel aceptó y se la vendió por 121,40 dólares. Cuando se terminó la guerra, se hicieron socios. Desde 1919 –hasta 1983– se llamarían Bankers Box Company.

    El negocio se amplió y se consolidó la venta de los archivadores, que crearon en nuevos tamaños.

    Podríamos decir que Fellowes es una buena representación del sueño americano hecho realidad, ese sueño que solo puede llegar a buen puerto a base de esfuerzo, innovación y trabajo.

    Los Fellowes, repartidos en cuatro generaciones, han sido testigos del Crack del 29, la crisis de los misiles de Cuba, el asesinato de Kennedy, la guerra de Vietnam, el Watergate, la guerra con Irak, el atentado de las Torres Gemelas… La empresa ha hecho su historia al compás que la del propio país.

    Fellowes, hoy

    Fellowes produce hoy todo tipo de artículos que podamos considerar necesarios en una oficina, ya sean para mejorar la seguridad, organización y productividad de los usuarios, a través de máquinas de oficina, soluciones de archivo, productos ergonómicos y purificadores de aire tanto personales como profesionales.

    Estos son algunos de sus muchos artículos, reconocidos por su alta calidad. Constituyen la cara visible de su producción, pero detrás hay una serie de valores sin los cuales no se habría consolidado la marca.

    Como explica el presidente no ejecutivo del Consejo de Administración, James Fellowes, las normas y los valores transmitidos durante generaciones por su familia han conformado la base para la toma de las decisiones. Toda la familia se ha mirado en el espejo del fundador, un hombre con fuerte empuje empresarial que evitó caer siempre en trampas y errores que acaban por debilitar a una empresa.

    Honestidad, iniciativa, pasión y trabajo en equipo

    Fellowes apuesta en todo momento por aunar eficacia y ética, y como no quieren que las palabras se las lleve el viento, en un congreso de administración realizado hace más de una década aprobaron de manera formal los cuatro pilares en que se sostiene la compañía: honestidad, iniciativa, pasión y trabajo en equipo.

    Un siglo de tradición debe de pesar mucho, pero John Fellowes siempre contará con la sabiduría de sus antepasados, de ahí que recuerde con agrado las sabias palabras de su abuelo: “Es nuestra familia la que sirve a nuestro negocio y no al revés”.

    Ese espíritu de trabajo, compromiso y respeto a todas las partes involucradas en el negocio se ha transmitido entre los Fellowes, pero no solo entre ellos, sino también entre sus empleados, los cuales se sienten identificados con la empresa, todo un referente en nuestro sector.

    Fellowes es una marca con historia. Cien años de superación, innovación y honestidad la contemplan.

    Archivo: Material y Equipos de Oficina

    Tags:

    About the Author:

    RSSComments (0)

    Trackback URL

    Comentarios cerrados.